Logotipo Buscatusclases
Logotipo Buscatusclases

Cómo preparar un examen: antes, durante y después

Planificar el estudio para un examen

 La vida del estudiante a veces puede ser difícil de gestionar. Ser estudiante significa que hay que repartir el tiempo entre clases, deberes, exámenes y otras actividades (quedar con amigos, hacer deporte, etc).  

Normalmente un estudiante de instituto o de universidad tiene unas 6-7 horas de clase al día. Si a ello le sumamos una hora o dos para realizar deberes o preparar exámenes, nos vamos a 8-9 horas diarias, eso sin contar otras obligaciones o actividades. 

Desde Buscatusclases, os vamos a hablar sobre qué hacer y cómo prepararse antes, durante y después de un examen.

ANTES DEL EXAMEN: Planificación

El primer paso es el más importante. Es probable que nos veamos abrumados por nuestras obligaciones, no obstante, la clave para superar con éxito nuestros estudios, es la planificación.

El problema es… ¿Cómo nos organizamos? Pues bien, lo primero que debemos hacer es un horario semanal. En el caso que tengamos que estudiar muchos temas, se debería hacer un horario mensual. En este horario tendremos que poner todas las actividades que tenemos que hacer desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Eso es muy importante, ya que así sabremos la actividad que tenemos que hacer en cada momento del día.  Un ejemplo de horario semanal sería el siguiente:

Ejemplo de horario semanal

Ejemplo de horario semanal para la preparación de un examen

Obviamente, tendremos que adaptarlo según nuestras necesidades y horarios.  Es importante que en el horario reflejemos todas las actividades que hagamos.

En nuestro horario vemos que hemos puesto 3 días de deporte y otros dos días con más horas de tiempo libre. Podemos aprovechar estos días para quedar con amigos, ver una serie que nos guste, ir al cine…. Es muy recomendable empezar primero con nuestras obligaciones, para luego disfrutar más del tiempo libre.

Debemos tener en cuenta que el horario puede cambiar cada semana, ya sea porque tengamos exámenes o tengamos alguna otra obligación. En estos casos, tendremos que rehacer el horario. Imaginemos que un día no podemos estudiar, en ese caso, podemos reorganizar las horas de ese día en otros días. Por ejemplo, si el lunes teníamos que estudiar dos horas, podemos alargar 15 minutos durante 4 días para recuperar esas dos horas.

Lo más  interesante de un horario es que siempre sabremos qué tenemos que hacer en cada hora del día y no nos sentiremos “culpables” por no estudiar lo suficiente.  Podremos aprovechar más las horas de estudio y nuestro tiempo libre, ya que estaremos satisfechos de haber cumplido con nuestras obligaciones.

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo prepararse para un examen de instituto, universidad u oposiciones. Normalmente, en unas oposiciones hay mucho más temario que estudiar y tendremos que estudiar mucho durante varios meses.

Es imprescindible que a medida que vayamos estudiando también vayamos repasando los temas que ya hemos estudiado para no olvidarlos. Por ejemplo, si tenemos que estudiar 70 temas en total, cuando hayamos estudiado 5-6 temas, tendremos que dedicar un tiempo a repasar los primeros temas. Podemos imprimir plantillas de varios meses y organizar todos los temas que nos entren en el examen, así lo tendremos todo por escrito y el estudio será más eficiente.

En el caso que tengamos dificultad con algún tema, podemos recurrir a realizar clases con algún profesor/a particular o ir a una academia para que nos ayuden a entender bien el temario.  Puedes encontrar un/a profesor/a particular o una academia para tus clases particulares con Buscatusclases.

DURANTE  EL EXAMEN: El día del examen

Persona realizando un examen

Es muy importante dormir bien la noche anterior. Hay estudiantes que hacen locuras como estudiar toda la noche antes del examen. Lo más probable es que nos duela la cabeza y estemos poco concentrados. Lo ideal sería dormir unas 7-8 horas antes de cualquier examen.

Si la noche anterior estamos nerviosos nos podemos tomar una infusión relajante para que nos ayude a dormir (también nos la podemos tomar antes del examen) o bien podemos hacer ejercicio físico o meditar para liberar tensiones y estar más serenos para el examen. En todo caso, lo importante es estar tranquilos (o lo más tranquilos que podamos).

Es muy importante no mirar los apuntes a pocos minutos del examen, eso nos pondrá nerviosos y podríamos pensar que no sabemos nada. Eso sí, si nos entra una duda en concreto la podemos consultar. Lo ideal sería que no repasáramos nada, ya que si hemos hecho bien la planificación del estudio no hará falta consultar nada. 

Una vez en el examen, primero tendremos que leer todas las preguntas o echar una ojeada rápida para ver la extensión del examen y la dificultad. Lo ideal sería empezar por aquellas preguntas que sepamos mejor. Si por ejemplo el ejercicio 4 es el más fácil empezaremos con éste, y luego con el siguiente más fácil, dejando el más difícil para el final. Es posible que si empezamos por el primer ejercicio y vemos que es difícil, nos pongamos nerviosos, perdamos tiempo, y no acabemos las otras preguntas que son más fáciles.

DESPUÉS DEL EXAMEN: Desconectar

Amigos divirtiéndose

Aunque este paso pueda parecer poco importante, no lo es. Una vez  terminado el examen, lo más recomendable sería no comentar las respuestas con ninguno de nuestros compañeros, aunque resulte difícil. Es posible que escuchemos varias respuestas y pensemos que nos hemos equivocado. Esto hará que estemos más nerviosos, y si tenemos más exámenes, nos podría influir negativamente en nuestro estado de ánimo y en la preparación de los siguientes exámenes. 

En el punto primero hablábamos sobre la planificación, pues bien, después del examen nos tendríamos que planificar también una actividad placentera. Una vez pasados los nervios de un examen, agradeceremos un rato de desconexión. Por ejemplo, si tenemos el examen a las 16h de la tarde, podemos quedar sobre las 20h con amigos para ir al cine, practicar un deporte  o cenar nuestra comida favorita. 

Eso influirá psicológicamente en nuestro examen, ya que sabremos que después de la “obligación” vendrá el “premio” después, y es probable que estemos más motivados.

Buscatusclases

Encuentra tu profesor/a particular o academia ideal para tus clases particulares

Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Al utilizar este sitio, aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies