Logotipo Buscatusclases
Logotipo Buscatusclases
Cómo afrontar con éxito el próximo curso escolar

Cómo afrontar con éxito el próximo curso escolar

Consejos para estudiar, disminuir el estrés y planificación

Comenzar un nuevo año escolar siempre viene acompañado de expectativas, retos y, en ocasiones, cierto grado de ansiedad. El curso escolar 2023/24 no es la excepción. Con el auge de la tecnología y los constantes cambios en el ámbito educativo, es esencial estar preparado y equipado con las herramientas y estrategias adecuadas para enfrentar el año con confianza y optimismo. Ya sea que estés buscando mejorar tus técnicas de estudio, gestionar mejor tu tiempo, o simplemente desees encontrar el equilibrio entre el ámbito académico y personal, este artículo te proporcionará claves esenciales para afrontar con éxito el próximo curso escolar. Adentrémonos en este viaje de aprendizaje y descubrimiento para garantizar un año académico lleno de logros y satisfacciones.

Preparativos previos al curso

Iniciar un nuevo curso escolar es una oportunidad para renovarse, establecer metas y sentar las bases para un aprendizaje exitoso. No se trata solamente de adquirir nuevos conocimientos, sino de prepararse adecuadamente en diferentes aspectos. Desde la elección meticulosa de materiales y recursos, pasando por la creación de un ambiente propicio para el estudio, hasta la gestión eficiente de nuestro tiempo.

    Materiales y recursos

    Comenzar un nuevo año escolar requiere contar con los materiales adecuados. Desde elegir cuadernos e instrumentos de calidad hasta contar con libros y plataformas digitales que te ayuden en el proceso de aprendizaje. Recordemos que una buena preparación es la base del éxito.

      Organización del espacio

      Tener un espacio dedicado al estudio es crucial. Un lugar tranquilo, bien iluminado y libre de distracciones hará que tu concentración se multiplique. Puedes decorar tu rincón de estudio con colores que te inspiren y motivarte con pósters o frases positivas.

        Planificación del tiempo

        Ser un maestro en la administración del tiempo es esencial. Usa agendas o aplicaciones de planificación para estructurar tus horas de estudio, tiempo libre, y descansos. No dejes para mañana lo que puedas estudiar hoy.

          Estrategias académicas

          Técnicas de estudio

          El éxito no solo radica en la dedicación y el esfuerzo, sino también en cómo abordamos el proceso de aprendizaje. Es fundamental conocer y adaptar diversas estrategias que nos permitan maximizar nuestro potencial. Ya sea encontrando la técnica de estudio idónea, estando plenamente presente en las clases, o incorporando la tecnología a nuestro favor, cada paso que tomemos determinará nuestra trayectoria educativa. A continuación, exploraremos algunas de estas estrategias esenciales.

          Técnicas de estudio

          No todos aprendemos de la misma manera. Algunos alumnos prefieren resúmenes, otros tarjetas mnemotécnicas. Identifica cuál es la técnica que mejor se adapta a tus necesidades y a tu manera de estudiar.

          Participación activa en clases

          La clave para absorber la información es estar presente y comprometido. Participa, pregunta, interactúa. Verás cómo tu rendimiento mejora cuando te involucras activamente.

          Uso de herramientas tecnológicas

          Las aplicaciones y plataformas digitales pueden ser grandes aliadas en tu proceso de aprendizaje. Aprovecha las múltiples opciones disponibles, desde apps de organización hasta plataformas de repaso y ejercitación.

          Bienestar emocional y social

          Niños jugando a futbol como actividades extraescolares

          El bienestar académico está intrínsecamente ligado a nuestro equilibrio emocional y social. Nuestra capacidad para aprender y prosperar en el ámbito escolar no solo se nutre de buenos hábitos de estudio, sino también de cómo gestionamos nuestras emociones, las relaciones con los demás y cómo equilibramos nuestras actividades. Es esencial cuidar no solo nuestra mente, sino también nuestro corazón y espíritu, para lograr una experiencia educativa holística y enriquecedora. En las siguientes líneas, exploraremos el papel fundamental del bienestar emocional y social en nuestra vida académica.

          Manejo del estrés

          Afrontar la presión del ámbito escolar no siempre es fácil. Incorpora técnicas de relajación, deporte, o incluso meditación a tu rutina diaria.

          Relaciones saludables

          Establece relaciones positivas con tus compañeros. Evita conflictos y busca siempre un ambiente armonioso. Recuerda, el bullying nunca es una opción.

          Actividades extracurriculares

          El estudio es importante, pero también lo es el tiempo libre. Dedica tiempo a hobbies, deportes o actividades que te apasionen y que te permitan desconectar y recargar energías.

          Apoyo externo

          Cómo dar clases particulares a domicilio

          En el camino del aprendizaje, no siempre es suficiente con el esfuerzo individual. En ocasiones, necesitamos un empujón extra o una perspectiva diferente para superar obstáculos y avanzar con seguridad. Es aquí donde el apoyo externo se vuelve un aliado indispensable. Ya sea a través de clases particulares, la relación directa con nuestros profesores del colegio o instituto, o el respaldo incondicional de nuestra familia, todas estas fuentes de apoyo tienen un objetivo común: nuestro éxito académico. Vamos a ver cómo potenciar y aprovechar estos apoyos externos al máximo.

          Clases particulares

          Si sientes que te estás quedando atrás en alguna materia, no dudes en buscar apoyo externo. Las clases particulares pueden ser la solución. Realizar clases con profesores particulares o en academias, es un apoyo extraodinario para resolver nuestras dudas sobre alguna materia o tema. Nos ofrecen una atención personalizada, flexibilidad horaria y se adaptan a tus necesidades.

          En Buscatusclases, puedes encontrar profesores particulares y academias de refuerzo escolar e idiomas. Contacta gratis y empieza tus clases particulares hoy mismo para afrontar con éxito el próximo curso escolar.

          Conexión con los profesores de tu colegio

          Mantente en comunicación constante con tus maestros y profesores de tu colegio o instituto. Ellos están allí para ayudarte y guiar tu proceso educativo. Pueden detectar tus debilidades y de esta manera reforzar este temario o materia con ejercicios extra.

          Participación de los padres

          El apoyo familiar es crucial. Habla con tus padres o tutores sobre tus preocupaciones, logros y desafíos. Ellos pueden ofrecer una perspectiva diferente y valiosa.

          Afrontar con éxito el próximo curso escolar, es un desafío que requiere preparación, estrategia, y sobre todo, actitud positiva. Equipado con las herramientas y consejos correctos, cualquier estudiante puede lograr un año académico fructífero y enriquecedor.

          Buscatusclases

          Busca, contacta y aprende con profesores particulares o academias

          Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

          Aprende las mejores técnicas de estudio para las clases de refuerzo en verano

          Aprende las mejores técnicas de estudio para las clases de refuerzo en verano

          Planificación del estudio

          ¿Te enfrentas a un verano lleno de estudios? ¿Estás intentando encontrar una forma efectiva de estudiar? No te preocupes, el verano es un momento perfecto para aprovechar y reforzar tus conocimientos. Si estás realizando clases de refuerzo durante esta temporada, es importante que utilices las técnicas de estudio adecuadas para obtener los mejores resultados. En este artículo, te proporcionaremos una guía completa con las mejores técnicas de estudio para las clases de refuerzo en verano.

          ¿Por qué es importante estudiar en verano?

          El verano ofrece una oportunidad única para consolidar y mejorar los conocimientos adquiridos durante el año escolar. ¿Recuerdas aquellos temas que te parecían un poco difíciles durante el año escolar? Ahora es tu oportunidad de conquistarlos.

            Establecimiento de metas

            Empieza por establecer tus metas de estudio. ¿Qué quieres lograr al final del verano? ¿Quieres dominar un tema en particular, mejorar tus notas o simplemente ampliar tu conocimiento? Sea cual sea tu objetivo, déjalo claro y haz un plan para alcanzarlo.

            Divide tus objetivos en tareas más pequeñas y celebra tus logros a medida que avanzas. Lleva un registro de tu progreso para evaluar tu rendimiento y realizar ajustes si es necesario. Esto te permitirá enfocarte en mejorar tus áreas más débiles.

              Programación del tiempo de estudio

              La clave es ser realista al programar tu tiempo de estudio. Ten en cuenta los días que tienes disponibles y el tiempo que puedes dedicar cada día al estudio. Recuerda, es verano. Dedica tiempo para descansar y divertirte también. Dedica tiempo específico cada día para repasar los temas y las asignaturas que necesitas reforzar. Divide tus sesiones de estudio en bloques de tiempo y mantén un horario constante para desarrollar una rutina efectiva.

                Utiliza técnicas de estudio efectivas

                Técnicas de estudio

                La búsqueda de un aprendizaje eficiente a menudo nos lleva a explorar diferentes técnicas de estudio. Estas estrategias, lejos de ser universales, se adaptan a cada individuo de manera única. ¿Te cuesta recordar información, te distraes fácilmente, o sientes que no aprovechas al máximo tu tiempo de estudio? No estás solo. A través del análisis de algunas técnicas de estudio altamente efectivas, aprenderás a superar estos obstáculos, adaptándolos a tu ritmo y estilo de aprendizaje, lo cual te permitirá maximizar tu rendimiento académico. Veamos en detalle cómo estas técnicas pueden ser tu aliado en la búsqueda del éxito académico.

                Resúmenes y esquemas

                El proceso de aprendizaje se potencia mediante técnicas como la creación de resúmenes concisos y la organización visual de la información. Estas estrategias son cruciales para la absorción y retención de conocimientos, además de mejorar notablemente la productividad en los estudios.

                Los resúmenes concisos son herramientas esenciales que nos permiten condensar información, destacando los conceptos clave. Esta técnica no solo mejora nuestra comprensión de los temas, sino que también facilita la revisión de los mismos en el futuro. Al resumir, se fomenta la habilidad de sintetizar y se estimula el pensamiento crítico, aspectos fundamentales para un aprendizaje profundo y duradero.

                Por otro lado, los esquemas visuales, como mapas conceptuales o mentales, son recursos de estudio excepcionales para organizar y conectar ideas de manera clara y estructurada. Ayudan a visualizar relaciones y jerarquías entre conceptos, lo que facilita la memorización y la comprensión. Además, estos esquemas actúan como guías de estudio intuitivas y personalizadas, que se adaptan a nuestro estilo de aprendizaje.

                Repaso espaciado

                Estudiar de forma consistente y repasar la información en intervalos de tiempo espaciados es una estrategia efectiva para maximizar la retención a largo plazo. Esta técnica, conocida como ‘distribución de la práctica’, tiene un gran impacto en el proceso de aprendizaje.

                El estudio regular evita el agobio de última hora, permitiendo una comprensión más profunda de los conceptos. Al hacer de los estudios una actividad frecuente, fomentas un aprendizaje progresivo y equilibrado, evitando el estrés y la fatiga mental que trae el estudio intensivo.

                Por otro lado, repasar los temas en intervalos espaciados ayuda a consolidar la información en la memoria a largo plazo. Esta técnica, a veces llamada ‘efecto de espaciamiento’, fortalece las conexiones neuronales asociadas a la información, facilitando su recuperación en el futuro.

                Preguntas y respuestas

                La formulación de preguntas sobre los temas de estudio y responderlas en voz alta o por escrito es una táctica que promueve la comprensión y la memorización. Esta metodología de autoevaluación, también conocida como ‘aprendizaje activo‘, fortalece el proceso cognitivo y potencia la retención de la información.

                El acto de preguntarse estimula la curiosidad y la búsqueda de conocimientos, obligándonos a pensar en los temas de una manera más profunda y crítica. De esta manera, esta estrategia mejora la comprensión y facilita la aplicación del conocimiento en diferentes contextos. Además, al responder en voz alta o por escrito, se refuerza el proceso de recordación y se practica la articulación de ideas. Esta acción concreta favorece la memorización y consolida los conocimientos en nuestra mente.

                Mejores técnicas de estudio

                Mejores correctores ortográficos de castellano online.

                ¿Listo para aprender las técnicas que transformarán tu estudio este verano? Vamos a ver las mejores técnicas de estudio que existen actualmente y vamos a explicar en qué consisten. Aquí van:

                Técnica de Feynman

                Con esta técnica, puedes profundizar tu comprensión de cualquier tema. Consiste en explicar el tema como si se lo estuvieras enseñando a alguien que no sabe nada al respecto.

                Técnica Pomodoro

                Esta técnica te ayuda a gestionar tu tiempo de estudio efectivamente. Divide tu tiempo de estudio en bloques (por ejemplo, 25 minutos de estudio y 5 minutos de descanso). Esta técnica te ayuda a mantener la concentración y evita el agotamiento mental.

                Técnica de revisión espaciada

                Esta técnica sugiere que es mejor repasar la información a intervalos en lugar de todo a la vez. Por ejemplo, puedes revisar un tema un día después de aprenderlo, luego tres días después, luego una semana después, y así sucesivamente.

                Aprendizaje activo

                Implica participar activamente en el proceso de aprendizaje, en lugar de ser simplemente un receptor pasivo de información. Puedes hacer esto haciendo preguntas, participando en discusiones y realizando tareas prácticas.

                El verano es un tiempo perfecto para mejorar tus habilidades de estudio y superar tus desafíos académicos. Con una planificación efectiva y el uso de las técnicas de estudio adecuadas que hemos explicado, podrás aprovechar al máximo tus clases de refuerzo este verano.

                ¿Buscas un profesor particular o academia para este verano?

                Clases particulares con profesores y academias

                ¡Si buscas mejorar tus habilidades de estudio este verano, Buscatusclases es la solución perfecta! En nuestra plataforma online descubrirás una selección de profesores particulares y academias disponibles para impartir clases de refuerzo escolar durante las vacaciones, reforzando tus conocimientos.

                Nuestro sitio web te facilita la búsqueda de profesores y centros de formación en tu localidad, permite seleccionar por asignatura y nivel de enseñanza, precio hora, e incluso te proporciona comentarios y valoraciones de otros estudiantes para que encuentres al profesor particular o academia perfecta para ti o para tus hijos.

                Las clases de apoyo en verano son una oportunidad inigualable para incrementar tus destrezas y prepararte para el próximo curso escolar, así que aprovecha estas vacaciones para reforzar tus conocimientos.

                Buscatusclases

                Busca, contacta y aprende con profesores particulares

                Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

                Cómo preparar unas oposiciones en 15 pasos

                Cómo preparar unas oposiciones en 15 pasos

                Preparar una oposición

                Si vas a presentarte a unas oposiciones, ya conocerás las ventajas que supone tener una plaza fija en la administración pública. La primera y más obvia es la estabilidad. No nos tendremos que preocupar de cobrar a final de mes, y por lo general tendremos horarios estables y buenas vacaciones.

                No obstante, lo primero que tenemos que hacer es mentalizarnos. Preparar una oposición no es estudiar para un examen cualquiera. Normalmente tendremos que estudiar muchos temas y preparar una exposición oral. También tendremos que ser conscientes de que tendremos competencia. Hay oposiciones en las que se presentan muchas personas, y solo aquellas con más nota y méritos conseguirán la plaza. De todas formas, tenemos que pensar que una vez conseguida la plaza, nos aseguraremos un trabajo fijo para el resto de nuestra vida laboral.

                Desde Buscatusclases, vamos a ver los 15 pasos que deberíamos seguir para preparar unas oposiciones y tener éxito.

                1. Consultar todos los requisitos de la oposición

                Puede parecer obvio pero antes de nada tendremos que consultar en páginas oficiales todos los requisitos y condiciones de la oposiciónHabrá oposiciones que nos pedirán unos estudios mínimos, otras que nos pedirán pruebas escritas, orales, tests, etc.

                Es muy importante fijarnos en aquellos apartados de la convocatoria  que nos hagan subir puntos en la oposición, es decir, los méritos. En la mayoría de oposiciones, si tenemos cursos específicos, niveles altos de un idioma, o experiencia laboral, nos hará subir puntos. Puede pasar que una persona con una nota más baja en el examen, consiga la plaza antes que otra, solo por el hecho de tener más méritos. 

                Por último, consultar siempre en páginas oficiales, mejor si consultamos toda esta información en el BOE o similares. Puede pasar que si nos fijamos en otros sitios, no tengan la información actualizada y eso nos fastidie la oposición. 

                2. Conocer las fechas importantes de la oposición

                Calendario y fechas del examen para una oposición

                También es imprescindible conocer los periodos de preinscripción, de matrícula y los lugares y fechas del examen. Todo esto nos servirá también para planificar nuestro estudio. 

                Como decíamos en el anterior punto, tenemos que estar seguros que las fechas son correctas, por lo tanto, nos informaremos siempre a través de canales oficiales.

                3. Ser realistas

                Una vez ya tengamos toda la información de la oposición, tenemos que pensar si tendremos el tiempo suficiente para prepararla. Si tenemos un trabajo muy exigente en cuanto a horarios, y/o  personas a nuestro cargo (hijos o personas mayores) podremos dedicar pocas horas a la oposición. 

                Es cierto que las oposiciones del grupo C nos exigirán menos horas de estudio que las del grupo B o el grupo A. Por lo tanto, si tenemos una vida muy ocupada será mejor si nos preparamos unas oposiciones más fáciles. Una vez las hayamos aprobado, nos podemos plantear si queremos opositar a otras más difíciles.

                4. Buscar un lugar tranquilo para estudiar

                No podemos estudiar en cualquier sitio. Aunque pueda parecer obvio, no nos podremos concentrar si estamos en una habitación con personas hablando o con mucho ruido exterior. Lo ideal sería estudiar en una habitación limpia, disponer de una mesa amplia, bien iluminada y una silla cómoda. 

                Si que nos podemos poner una música tranquila mientras estudiamos, hay estudios que dicen que escuchar música clásica en el estudio aumenta la concentración. 

                No obstante, si vemos que nos despistamos escuchando música la apagaremos, (no podemos escuchar una canción que nos guste, ya que estaremos más pendientes de la canción que del estudio).

                5. Fuera distracciones

                Una vez tengamos el lugar para estudiar, tenemos que pensar en las distracciones. La principal distracción que tenemos mientras estudiamos es el teléfono móvil. No podemos estudiar si consultamos nuestro Instagram o nos llegan notificaciones de Whatsapp. 

                Lo ideal es tener el móvil en silencio y alejado. Si tenemos una dependencia muy alta, podemos poner un temporizador de una hora, y consultar el teléfono móvil durante 5 minutos, para luego volver al estudio. 

                También podemos tener otras distracciones, como la televisión, ruidos, animales domésticos, etc. En definitiva, se trata de buscar un lugar donde nadie ni nada nos pueda distraer del estudio.

                6. Planificación

                Planificar y estudiar para una oposición

                Es muy importante planificar bien una oposición. Si trabajamos deberemos ser conscientes de cuántas horas podemos dedicar al estudio al día. Es probable que nos veamos abrumados por nuestras obligaciones, no obstante, la clave para superar con éxito unos estudios, sea cual sea el nivel, es la planificación.

                El problema es, ¿cómo nos organizamos? La respuesta es con un horario semanal (y en el caso que tengamos que estudiar muchos temas, mensual). En este horario tendremos que poner todas las actividades que tengamos que hacer desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Eso es muy importante, ya que así sabremos en cada hora del día la actividad que tenemos que hacer. 

                Podemos aplicar diferentes técnicas de estudio que nos van a ayudar al estudio. Normalmente en unas oposiciones hay mucho temario que estudiar y tendremos que estar varios meses estudiando.

                7. Repaso de los temas

                Es imprescindible que a medida que vayamos estudiando también vayamos repasando los temas que ya hemos estudiado para no olvidarlos. Por ejemplo, si tenemos que estudiar 70 temas en total, cuando tengamos estudiados 5-6 temas, tendríamos que dedicar un tiempo a repasar los primeros temas. Podemos imprimir plantillas de varios meses y organizar todos los temas que nos entren en el examen, así lo tendremos todo por escrito y el estudio será más eficiente. En este artículo podemos consultar cómo tendríamos que hacer el horario correctamente.

                8. Cambios en el horario

                Tenemos que tener en cuenta que el horario puede ser que cambie cada semana, ya sea porque tengamos exámenes o tengamos alguna obligación. En estos casos, tendremos que rehacer el horario. Imaginemos que un día no podemos estudiar, en ese caso, podemos reorganizar las horas de ese día en otros días. Por ejemplo, si el lunes teníamos que estudiar dos horas, podemos alargar 15 minutos durante 4 días para recuperar esas dos horas.

                9. Aprovechar los ratos libres

                Como comentábamos en el anterior punto, es probable que cada semana tengamos cambios en nuestros horarios y perdamos horas de estudio. Si al mediodía tenemos dos o tres horas libres para comer, podemos aprovechar la hora de antes de comer. O bien preparar la comida o poner una lavadora y aprovechar este rato para estudiar.

                10. Tener una actitud positiva: ir a por todas

                Mujer optimista estudiando

                Una vez ya tengamos el horario hecho, y antes de estudiar, nos tendremos que preparar psicológicamente. Es muy normal saturarnos al principio, entre requisitos, temarios, fechas, etc.

                Tenemos que tener una actitud positiva  y pensar que hay mucha gente que ya ha aprobado unas oposiciones antes que nosotros. Puede ser que pensemos que hay mucha gente más preparada que nosotros y con más méritos, pero no por ello tenemos que desistir, ya que todas esas personas también han empezado como nosotros.

                11. Aprender a gestionar los momentos de «bajón»

                Tenemos que pensar que es una carrera de fondo, y que no es algo que haremos en pocas semanas. Habrá días que estemos de “bajón” y que pensemos en abandonar, pero tenemos que recordar cuál es nuestro objetivo: conseguir un trabajo fijo para toda la vida. Si la primera vez no conseguimos aprobar, no hay que tirar la toalla, ya que habremos aprendido mucho, y seguramente nos será más fácil aprobar si nos volvemos a presentar. 

                12. Haz deporte y cuida tu alimentación

                Tan importante es cuidar nuestro intelecto como nuestro cuerpo. Es muy recomendable incluir algo de ejercicio físico en nuestro día a día. Si estamos cansados físicamente es probable que nos cueste menos sentarnos en una silla y estudiar. Más teniendo en cuenta que pasaremos muchas horas sentados. Si tenemos poco tiempo podemos subir y bajar las escaleras de nuestro piso o bien realizar alguna rutina de 15 o 30 minutos en nuestra casa (en Youtube hay miles de rutinas sencillas para realizar en casa).

                También es posible que muchos días estemos cansados y abusemos del café o de la comida basura. Si a eso le añadimos el tabaco o el alcohol, será un cóctel que nos influirá negativamente en nuestro estudio. 

                Es muy importante llevar una dieta sana, beber mucha agua y comer fruta y verdura. Si nuestro estilo de vida es muy ajetreado, podemos buscar en internet recetas sanas y rápidas, o bien dedicar un día a cocinar para toda la semana, o para algunos días.

                13. Descansa

                Es imprescindible descansar bien para estudiar bien. Uno de los errores que cometemos más al estudiar es dormir pocas horas. Si dormimos poco, estaremos menos dispuestos a aprender y memorizaremos los conceptos con más dificultad.

                Lo más recomendable es dormir entre 7-8 horas al día. Y si podemos, intentaremos descansar después de comer y echarnos la siesta, aunque solo sean 10-15 minutos. Ese descanso será suficiente para enfrentarnos más despejados a las obligaciones de la tarde.

                14. Prepárate con un profesor o en una academia

                Captar alumnos nuevos para tu academia

                Aunque puedes prepararte por libre, es muy recomendable apuntarte a una academia o ayudarte con un profesor particular. Seguramente ellos contarán con todo el material actualizado y te orientarán en todo el estudio. Es cierto que tendrás que invertir dinero, pero recuerda que tu objetivo es aprobar unas oposiciones en el menor tiempo posible. Además, tendrás la tranquilidad que cualquier duda que tengas, te la podrán resolver.

                15. Comenta a tu entorno que te preparas una oposición

                Tu entorno más próximo tiene que saber que estás preparando unas oposiciones. Seguramente podrás dedicarles menos tiempo a tus familiares y amigos. Ellos tienen que saber que muchas veces no podrás quedar con ellos porque estarás estudiando. 

                Cuando tengas un rato libre, puedes quedar con varias personas a la vez, en vez de quedar solo con una persona. O bien, si dispones de poco tiempo, puedes realizar videollamadas para seguir en contacto con tu entorno.

                Buscatusclases

                Encuentra profesores particulares y/o academias para tus clases

                Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

                Repetir curso: Consejos para afrontarlo

                Repetir curso: Consejos para afrontarlo

                Persona realizando un examen

                Es cierto que tener que repetir curso no es una experiencia agradable ni para el alumno ni para los padres. Lo que más suele preocupar, es el sentimiento de fracaso y perder el grupo de amigos de clase. No obstante, el alumno y los padres pueden adoptar una actitud positiva, ya que puede ser una gran oportunidad para coger base en las asignaturas que ha suspendido, como las matemáticas o el inglés.

                En los últimos años, la tendencia es que los alumnos cada vez repitan menos ya que los profesores suelen realizar recuperaciones a final de cada trimestre y a final de curso.  

                También se permite suspender y pasar de curso con 2 o incluso con 3 asignaturas suspendidas. Si bien es cierto que España es uno de los países de Europa con más fracaso escolar y que muchos alumnos no terminan la ESO, con un poco de dedicación y estudio por parte del alumno se pueden conseguir terminar los estudios de manera exitosa.

                Desde Buscatusclases os vamos a dar algunos consejos y recomendaciones para afrontar la repetición de curso.

                ¿Cómo afrontarlo?

                Planificar el estudio para un examen

                El primer paso, es aceptar que se va a repetir. No hay que buscar excusas y hay que hacer autocrítica. En el caso que el alumno sea menor de edad, los padres deberán hablar con él para analizar los motivos que han causado que repitiera. Podemos hacernos varias preguntas:

                ¿Ha faltado mucho a clase?

                ¿Ha hecho los deberes a tiempo y estudiado para los exámenes?

                ¿Ha estudiado con antelación y aún así ha repetido curso?

                Es muy importante mantener una actitud positiva, y analizar y hablar sin discutir sobre el motivo o motivos por los cuales el alumno repite. También es muy recomendable hablar con los profesores y con el tutor del centro educativo, básicamente para que nos digan por qué ha suspendido el alumno y cómo podemos afrontar el próximo curso para que no repita esta situación.

                  Analizar las causas

                  Si el alumno repite por mala actitud, no presentar los deberes, no estudiar para los exámenes, mal comportamiento en clase… se tendrá que hablar seriamente con él/ella y orientarlo sobre la importancia de que tenga estudios para su futuro.

                  Si por lo contrario, el alumno ha estudiado y ha sido responsable en las clases, será imprescindible analizar los motivos por los cuales ha repetido. Puede ser que el alumno tenga problemas familiares o personales que hagan que aunque estudie, fracase en el colegio, o que dedique muchas horas pero que no sepa tomar buenos apuntes o estudiar correctamente. 

                  Otra de las causas puede ser algún problema de dislexia o déficit de atención. En ese caso, se deberá hablar con el centro y con un psicopedagogo para que oriente al alumno sobre el tratamiento más adecuado.

                  Asistir a clases de refuerzo con academias o profesores particulares

                  Profesor particular dando clases en una academia

                  Tanto si el motivo ha sido por mala actitud por parte del alumno, como por dificultades en las asignaturas, es muy recomendable asistir a clases de refuerzo escolar con un profesor particular o en una academia especializada. 

                  Muchos padres, aunque repitan sus hijos, deciden apuntarlos a refuerzo durante el verano y durante el curso para que cojan el nivel de la clase y que el curso siguiente no cometan los mismos errores del curso anterior. Lo más importante es ser constante e ir al día con todas las asignaturas. Con empezar a asistir dos horas semanales en clases de apoyo es más que suficiente. Si vemos que tenemos más dificultades, se podrán ampliar las horas en función de las asignaturas y de la evolución del curso.

                  El profesor particular o la academia podrá reforzar aquellas materias que más le cuesten al alumno, así como enseñarle técnicas de estudio, a cómo hacer resúmenes o esquemas, que le ayudarán a aprobar el curso.

                  Para que te sea más fácil la búsqueda y contacto de profesores particulares o academias, con Buscatusclases puedes encontrar tu academia o profesor/a particular ideal para preparar el próximo curso.

                    Buscatusclases

                    Busca, contacta y aprende con profesores particulares o academias

                    Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

                    Cómo preparar un examen: antes, durante y después

                    Cómo preparar un examen: antes, durante y después

                    Planificar el estudio para un examen

                     La vida del estudiante a veces puede ser difícil de gestionar. Ser estudiante significa que hay que repartir el tiempo entre clases, deberes, exámenes y otras actividades (quedar con amigos, hacer deporte, etc).  

                    Normalmente un estudiante de instituto o de universidad tiene unas 6-7 horas de clase al día. Si a ello le sumamos una hora o dos para realizar deberes o preparar exámenes, nos vamos a 8-9 horas diarias, eso sin contar otras obligaciones o actividades. 

                    Desde Buscatusclases, os vamos a hablar sobre qué hacer y cómo prepararse antes, durante y después de un examen.

                    ANTES DEL EXAMEN: Planificación

                    El primer paso es el más importante. Es probable que nos veamos abrumados por nuestras obligaciones, no obstante, la clave para superar con éxito nuestros estudios, es la planificación.

                    El problema es… ¿Cómo nos organizamos? Pues bien, lo primero que debemos hacer es un horario semanal. En el caso que tengamos que estudiar muchos temas, se debería hacer un horario mensual. En este horario tendremos que poner todas las actividades que tenemos que hacer desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Eso es muy importante, ya que así sabremos la actividad que tenemos que hacer en cada momento del día.  Un ejemplo de horario semanal sería el siguiente:

                    Ejemplo de horario semanal

                    Ejemplo de horario semanal para la preparación de un examen

                    Obviamente, tendremos que adaptarlo según nuestras necesidades y horarios.  Es importante que en el horario reflejemos todas las actividades que hagamos.

                    En nuestro horario vemos que hemos puesto 3 días de deporte y otros dos días con más horas de tiempo libre. Podemos aprovechar estos días para quedar con amigos, ver una serie que nos guste, ir al cine…. Es muy recomendable empezar primero con nuestras obligaciones, para luego disfrutar más del tiempo libre.

                    Debemos tener en cuenta que el horario puede cambiar cada semana, ya sea porque tengamos exámenes o tengamos alguna otra obligación. En estos casos, tendremos que rehacer el horario. Imaginemos que un día no podemos estudiar, en ese caso, podemos reorganizar las horas de ese día en otros días. Por ejemplo, si el lunes teníamos que estudiar dos horas, podemos alargar 15 minutos durante 4 días para recuperar esas dos horas.

                    Lo más  interesante de un horario es que siempre sabremos qué tenemos que hacer en cada hora del día y no nos sentiremos “culpables” por no estudiar lo suficiente.  Podremos aprovechar más las horas de estudio y nuestro tiempo libre, ya que estaremos satisfechos de haber cumplido con nuestras obligaciones.

                    Hay que tener en cuenta que no es lo mismo prepararse para un examen de instituto, universidad u oposiciones. Normalmente, en unas oposiciones hay mucho más temario que estudiar y tendremos que estudiar mucho durante varios meses.

                    Es imprescindible que a medida que vayamos estudiando también vayamos repasando los temas que ya hemos estudiado para no olvidarlos. Por ejemplo, si tenemos que estudiar 70 temas en total, cuando hayamos estudiado 5-6 temas, tendremos que dedicar un tiempo a repasar los primeros temas. Podemos imprimir plantillas de varios meses y organizar todos los temas que nos entren en el examen, así lo tendremos todo por escrito y el estudio será más eficiente.

                    En el caso que tengamos dificultad con algún tema, podemos recurrir a realizar clases con algún profesor/a particular o ir a una academia para que nos ayuden a entender bien el temario.  Puedes encontrar un/a profesor/a particular o una academia para tus clases particulares con Buscatusclases.

                    DURANTE  EL EXAMEN: El día del examen

                    Persona realizando un examen

                    Es muy importante dormir bien la noche anterior. Hay estudiantes que hacen locuras como estudiar toda la noche antes del examen. Lo más probable es que nos duela la cabeza y estemos poco concentrados. Lo ideal sería dormir unas 7-8 horas antes de cualquier examen.

                    Si la noche anterior estamos nerviosos nos podemos tomar una infusión relajante para que nos ayude a dormir (también nos la podemos tomar antes del examen) o bien podemos hacer ejercicio físico o meditar para liberar tensiones y estar más serenos para el examen. En todo caso, lo importante es estar tranquilos (o lo más tranquilos que podamos).

                    Es muy importante no mirar los apuntes a pocos minutos del examen, eso nos pondrá nerviosos y podríamos pensar que no sabemos nada. Eso sí, si nos entra una duda en concreto la podemos consultar. Lo ideal sería que no repasáramos nada, ya que si hemos hecho bien la planificación del estudio no hará falta consultar nada. 

                    Una vez en el examen, primero tendremos que leer todas las preguntas o echar una ojeada rápida para ver la extensión del examen y la dificultad. Lo ideal sería empezar por aquellas preguntas que sepamos mejor. Si por ejemplo el ejercicio 4 es el más fácil empezaremos con éste, y luego con el siguiente más fácil, dejando el más difícil para el final. Es posible que si empezamos por el primer ejercicio y vemos que es difícil, nos pongamos nerviosos, perdamos tiempo, y no acabemos las otras preguntas que son más fáciles.

                    DESPUÉS DEL EXAMEN: Desconectar

                    Amigos divirtiéndose

                    Aunque este paso pueda parecer poco importante, no lo es. Una vez  terminado el examen, lo más recomendable sería no comentar las respuestas con ninguno de nuestros compañeros, aunque resulte difícil. Es posible que escuchemos varias respuestas y pensemos que nos hemos equivocado. Esto hará que estemos más nerviosos, y si tenemos más exámenes, nos podría influir negativamente en nuestro estado de ánimo y en la preparación de los siguientes exámenes. 

                    En el punto primero hablábamos sobre la planificación, pues bien, después del examen nos tendríamos que planificar también una actividad placentera. Una vez pasados los nervios de un examen, agradeceremos un rato de desconexión. Por ejemplo, si tenemos el examen a las 16h de la tarde, podemos quedar sobre las 20h con amigos para ir al cine, practicar un deporte  o cenar nuestra comida favorita. 

                    Eso influirá psicológicamente en nuestro examen, ya que sabremos que después de la “obligación” vendrá el “premio” después, y es probable que estemos más motivados.

                    Buscatusclases

                    Encuentra tu profesor/a particular o academia ideal para tus clases particulares

                    Si te ha gustado el artículo y quieres estar al día de nuevas publicaciones, síguenos en nuestras redes sociales:

                    Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Al utilizar este sitio, aceptas nuestra política de cookies.

                    ACEPTAR
                    Aviso de cookies